Jean-Claude Van Damme: "Me refugié en las drogas para no afrontar mis dificultades"

Jean Claude Van Damme es un auténtico icono del cine de acción gracias al cual pudo presumir toda su increíble experiencia en las artes marciales. La vida del actor, sin embargo, no fue muy fácil. De hecho, tuvo que lidiar con un trastorno complejo que lo arrojó al túnel de las drogas.

"Cuando comienzas a tenerlo todo, te mudas constantemente de un hotel de lujo a otro, cuando en todas partes te sientes como una prima donna, en algún momento quieres más. Estaba devastado mental y físicamente. La droga fue para mi el refugio de cualquier dificultad".

Jean-Claude Van Damme sufrió durante años una severa depresión y profundos cambios de humor que lo obligó a abusar del alcohol y las drogas. Durante la década de 1990 fue arrestado varias veces por conducir ebrio. Muchos dicen que trabajar a su lado fue literalmente una pesadilla. El director de Street Fighter, Steven E. De Souza, ha revelado que el actor estaba prácticamente intratable en el plató donde llegaba colocado todos los días y que incluso tuvieron que apoyarlo con una especie de cuidador para que pudiera subir al escenario.

Finalmente, después de varios intentos de rehabilitación, Van Damme decidió visitar a un neurólogo que le diagnosticó trastorno bipolar de ciclo rápido. Con los medicamentos adecuados, desde entonces logró mantenerse alejado de las drogas e incluso se volvió a casar con su ex esposa Gladys Portugues. En resumen, lo peor parece haber pasado.

Si eres fanático de sus increíbles películas, consulta este artículo que explica cómo Jean-Claude Van Damme consiguió su primer papel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, se acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador. CÓMO CONFIGURAR